Clínica Dental Valdepeñas | RosalíaBellón.com

Tratamientos Innovadores: Tratamientos Pulpares en niños

Los dientes se podrían comparar a las manzanas, con 3 capas, el esmalte (cascara), la dentina (la manzana que se come), y la pulpa o nervio (la pulpa de la manzana). A veces, igual que con las manzanas, nos llevamos sorpresas, está la manzana que parece que tiene mucho picado, y es muy superficial y la que parece que tenía poco, y al abrirla, está destrozada hasta la pulpa. Algo muy similar, pasa con los dientes.
Cuando la caries afecta al nervio del diente de leche, la única forma de conservar la pieza, será la pulpotomía o la pulpectomía, dependiendo de la afectación de la pieza. Estos procesos, suelen conllevar infección, inflamación y dolor, con lo que suele ser necesario tratamiento antibiótico, antiinflamatorio, y analgésico previo. Esta infección, en el tiempo, puede afectar al germen del diente definitivo, que está formándose, justamente debajo de la infección, pudiendo salir manchado o débil.
La pulpectomía consiste en limpiar toda la pulpa dentaria afectada. Se sustituye toda la pulpa de la corona, como la de la raíz, lo que hace que sea un tratamiento más complejo que solo realizan algunos dentistas especializados en infantil.
En muchos casos, después de la pulpectomía, se debe de poner una corona de acero, para que la pieza aguante hasta su exfoliación normal, ya que generalmente son piezas muy destrozadas.
Si no se llega a tiempo, no será posible el tratamiento del nervio, en este caso, solo queda la extracción de la muelita. Este tratamiento, no es el mejor para el niño, aunque a veces, no queda más remedio. La extracción de una muelita o diente, antes de su tiempo, conlleva la pérdida de espacio para el diente definitivo, y la pérdida de funcionalidad masticatoria, y en algunos casos, también para hablar, al faltar piezas delanteras.
En estos casos, habrá que analizar si es necesario un mantenedor de espacio, después de la extracción de la pieza.