Las carillas de cerámica, son unas finas láminas de porcelana, realizadas en laboratorio, de un grosor muy fino, que van pegadas a los dientes, y nos permiten cambiar el color, la forma, el tamaño, cerrar espacios entre dientes…., de forma individual y que necesitan una reducción de la parte frontal del diente.
Las ventajas fundamentales frente a las carillas de composite son:
• Son mucho más resistentes, más duras.
• Son más estables, no envejecen, no cambian de color, no necesitan pulidos.
• Aconsejadas en dientes muy restaurados o color de fondo muy oscuro.
• Brillo y color intacto con el tiempo.
Las desventajas fundamentales son
• Son más caras, desde 500€ cada una.
• No son reparables en clínica, aunque es difícil que se fracturen.
• No son modificables en boca.
• Hay que reducir el diente para poderlas pegar.
• Es un tratamiento irreversible
• Necesitan dos citas, si va todo bien, con anestesia.
• Aunque no cambian de color, a veces, si la encía se retrae, se puede notar el reborde.